ESTAMOS EN 200 PUNTOS DE DISTRIBUCIÓN EN AGUASCALIENTES

LIBERTAD SINDICAL Y LA CADUCA FIGURA DEL CONGRESO DEL TRABAJO

Por: Lic. Jesús Enrique Ramírez Pérez

Secretario General de la Confederación Regional Obrera Mexicana, Especialista en Negocios Internacionales por la Universidad Panamericana,  y MSc. In International Business por la Univ. De Lancaster, Inglaterra.

Aun par de meses de haberse publicado la reforma laboral en el Diario Oficial de la Federación, muchos podrían cuestionar la parafernalia que se le hizo a nivel nacional ya que los efectos positivos aun no pueden verse tan palpables, sin embargo, desde la Confederación Regional Obrera Mexicana hemos expuesto reiteradamente uno de los beneficios más visibles: La libertad sindical.

Dicha reforma garantiza la democracia sindical con voto directo, libre y secreto, por lo que ya no habrá lugar para contratos firmados entre líderes sindicales y jefes, sin que antes se les consulte a los agremiados; tal como lo expuso la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján en mayo del presente año. Recordemos que en beneficio y respaldo de las y los trabajadores, la reforma otorga libertad sindical al trabajador con la incorporación a la ley, el voto personal, directo y secreto de sus líderes, acabando así con el voto a mano alzada; con lo cual ninguna empresa o líder podrá obligar a los trabajadores a afiliarse a algún sindicato en particular, sino al que él desee, inclusive puede hacerlo a más de un sindicato, aunque en este sentido sólo con uno se podrá negociar su contrato colectivo.

Otro punto relevante es que, en caso de no estar sindicalizado, y se está viviendo una situación de conflicto laboral, el Estado tiene la obligación de proporcionar un abogado para garantizarle acceso a la justicia al trabajador.

Esta reforma continuará ajustándose en las legislaciones locales conforme pase este año, mientras tanto se está blindando a los sindicatos y federaciones, de injerencias externas para su conformación, esto es muy importante porque permitirá limpiar estas agrupaciones de gente que no representa a la lucha laboral. Las nuevas reglas para garantizar la libertad y la democracia al interior de las empresas en materia sindical se irán ajustando poco a poco, la CROM estará siempre abierta a escuchar y defender sus derechos laborales tal como sucedió con aquellos afectados en NISSAN con despidos injustificados, y que ahora ya son representados por esta confederación a través del Sindicato CROM de Trabajadores de la Industria Automotriz y/o Similares del Estado de Aguascalientes ,Jesús Enrique Ramírez Ramírez.

Justamente la reforma laboral que nos dio esta libertad sindical tiene mucho que ver con la caduca figura del Congreso del Trabajo. Este es un organismo ya inoperante que perdió toda vigencia y utilidad porque ya no representa los legítimos intereses de los trabajadores en el país. Ante un nuevo escenario el Congreso del Trabajo, creado en 1954, tuvo por objeto que el gobierno mantuviera el control del movimiento obrero nacional, por eso me atrevo a exponer que hoy esta organización ya no representa los intereses de los trabajadores, es caduca e inoperante, pero, sobre todo, estorba para las legítimas aspiraciones y el trabajo de diversas organizaciones obreras como la CROM.

Como líder cromista considero que esta agrupación de sindicatos y de centrales obreras, incluido sindicatos de burócratas, lleva ya muchos años que dejó de tener representatividad, fue rebasada por las nuevas circunstancias y ya no tiene razón de ser; aún más si tomamos en cuenta que las y los trabajadores en el país experimentan hoy un clima de mayores libertades de asociación y de trabajo sindicado, lo que permite que cada organización sindical establezca sus propios objetivos, sus propias metas y en función a ellas, trabajar de la mano de los empresarios para conseguir mejores condiciones de bienestar para los obreros y sus familias. En ese sentido la CROM Aguascalientes tomó la decisión de no participar en esta estructura además de pronunciarnos por la desaparición del Congreso del Trabajo por ser sólo un membrete.

Las instituciones tienen la obligación de actualizarse conforme a las mejoras que nuestros representantes legislativos nos entregan en las reformas. Aunque pisemos algunos egos, no vamos a dejar de luchar, de ser más analíticos y más exigentes porque quienes nos interesan no son los cargos, sino que la base trabajadora tenga una representatividad real y sus derechos laborales se respeten.  

Compartir