ESTAMOS EN 200 PUNTOS DE DISTRIBUCIÓN EN AGUASCALIENTES

¿MÉXICO DE QUÉ PREOCUPARSE? NO, QUE SE PREOCUPE ESTADOS UNIDOS

LRI. Edgar Busson

El Tratado de Libre comercio de América del Norte es un documento muy amplio, que consta de 22 capítulos, los cuales comprenden: los objetivos, las definiciones generales, el trato nacional y el comercio de bienes, reglas de origen, procedimientos aduaneros, energía y petroquímica básica, el sector agropecuario y medidas sanitarias y tosanitarias, medidas de emergencia, medidas relativas a la normalización, compras del sector público, inversión, servicios y asuntos relacionados, comercio transfronterizo de servicios, telecomunicaciones, servicios financieros, política en materia de competencia, monopolios y empresas de estado, entrada temporal de personas de negocio, propiedad intelectual; publicación, notificación y administración de leyes; revisión y solución de controversias en materia de cuotas antidumping (entendiendo por dumping la venta de mercancías al exterior a un precio menor al que se vende en el mercado interno del país exportador)y compensatorias; disposiciones institucionales y procedimientos para la solución de controversias; excepciones y disposiciones finales.

Al rmar México el TLCAN se propuso cinco objetivos. El primero fue promover el acceso creciente y estable de las exportaciones mexicanas a los Estados Unidos. El segundo, establecer un mecanismo ordenado, racional y atractivo para la inversión extranjera y de esta forma generar más y mejores empleos. El tercero, pretendía apoyar la estabilidad macroeconómica del país, ante una historia de reiteradas crisis cambiarías desde mediados de los años setenta, mediante la apertura comercial y el crecimiento del sector exportador, entre otras políticas. El cuarto, era tratar de lograr una convergencia macroeconómica con los indicadores de los principales socios comerciales, particularmente Estados Unidos. Y el quinto, un objetivo indirecto pero dentro de este enfoque, fue estimular una amplia red de tratados de libre comercio.

Difícilmente podría sostenerse que el resultado del TLCAN en sentido estricto, pudo fortalecer la soberanía nacional, disminuir la dependencia económica externa u otorgarle a México un papel más relevante en el escenario internacional. De hecho, ninguna de estas tres ocurrió, no obstante, México cuenta hoy con una red de 12 Tratados de Libre Comercio con 46 países (TLCs), 32 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones (APPRIs) con 33 países y 9 acuerdos de alcance limitado (Acuerdos de Complementación Económica y Acuerdos de Alcance Parcial) en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI). Además, México participa activamente en organismos y foros multilaterales y regionales como la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Mecanismo de Cooperación Económica Asia-Pací co (APEC), la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y la ALADI. Además, cabe destacar el crecimiento del comercio internacional en las últimas dos décadas y su mejora económica con la apertura a nuevos mercados en el esquema de exportación.

“México es la única economía de América Latina y el Caribe que aumentó su competitividad exterior entre 2010 y 2015”, según cifras publicadas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el Monitor de Comercio Exterior 2017. La aceleración de la competitividad derivó en una subida del 7% de las exportaciones a Estados Unidos, que lo ubica como líder regional en ventas al exterior con el 40% del total. En los últimos cinco años, el valor total de los productos exportados por México subió un 30%, frente a la contracción del 11% registrada en el resto de América Latina, lo que lo hace una economía referente de sus múltiples Tratados Internacionales con el continente Americano, Europa y Asia.

Las especulaciones sobre la catástrofe que implicaría la terminación del TLCAN con Estados Unidos en 2018, tienen más eco en el sensacionalismo mediático y la política populista que en las verdaderas directrices de comercio internacional sustentadas en los más de 1270 tratados que tiene México; sin duda, la acertada y diplomática relación internacional con Rusia y China que han manifestado su intención de establecer algún tratado con México, jugarán un episodio decisivo en el escenario mundial; México no tiene de qué preocuparse, que se preocupe Estados Unidos.

Compartir